Consecuencias | enfrentando una embolia cerebral

Siento que hace muchísimo tiempo no pasaba a escribir, esto porque hemos estado con vueltas en el hospital acompañando a mi papá, hace poco sufrió una embolia, ¿y qué es esto? (Pueden leer más aquí Link)

La embolia cerebral, también conocida como ictus embólico, es un tipo de accidente cerebrovascular, es decir, una alteración transitoria o permanente del flujo sanguíneo en una o varias áreas cerebrales (Martínez-Villa et al., 2011).

Específicamente, en este trastorno neurológico, la oclusión sanguínea es producto de la presencia de un émbolo, un cuerpo de materia orgánica (coágulo sanguíneo, graso o gaseoso) que se sitúa en un vaso sanguíneo encefálico impidiendo o dificultando el flujo sanguíneo habitual y generando una zona isquémica o infartada (Ardila y Otrosky, 2012).

Esto en la mayoría de los casos termina en una muerte al instante, es decir su vida es nuevamente un milagro, hace un año casi por estas fechas también enfermo de algo un poco diferente (Entrada y Entrada 2).

No negaré que el miedo a estado presente, ni que los malos pensamientos no se han cruzado por mi mente, nuestras emociones van en una montaña rusa, con días buenos y otros que pasan lento.

Esto es curioso porque no tenía idea la capacidad de alguien para amar a otra persona en su mal momento, y cuando digo malo, es en un punto de frustración, miedo, dolor, depresión, cansancio, desesperación y completa duda.

Ver la forma paciente de amor y cuidado que a recibido mi papá de mi mamá, me impresiona, ella desde que recuerdo a sido cuidadosa, no es de las personas que encontrarás  dando abrazos y halágandote  solo por ser tú, tal vez hasta parezca distante pero te ayudará con lo que tenga en sus manos.

Ese amor me impresiona, porque es un pequeño reflejo de un amor mucho más grande, mi papá aún estando enfermo y sintiéndose mal, no deja de preocuparse de sí comemos, dormimos y descansamos, las palabras correctas se escapan de vez en cuando, pero las comunicación precisa la reemplaza.

Aunque al principio mi corazón estaba hecho nudos,  no podía dormir ni comer como debería, el sonar del teléfono me aceleraba el corazón, tengo confianza en un Gran Dios.

Reconozco que nuestras acciones tienen consecuencias, que a veces abusamos del cuerpo, lo presionamos y descuidamos, todo lleva a algo, también veo que encontraremos la ayuda en el camino, uno que no pensamos cruzar pero bueno, vamos avanzando… y digo avanzando porque nos guste o no, es un camino compartido.

Iremos todos al mismo fin, pero mientras caminamos mantendremos la esperanza.

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.  Lamentaciones 3:22  (RVR1960)

Quisiera expresar más cosas, pero por ahora esto es suficiente.

Espero que tengan una bonita y poderosa semana.

Janeth Rodríguez

Sí podemos apoyarte en algo, hazlo saber te dejamos información de contacto 

facebook twitter WORDPRESS.jpg  gplus   pinterest correo

 

 

Anuncios

One thought on “Consecuencias | enfrentando una embolia cerebral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s