Compasión

Hace poco estaba leyendo un nuevo libro que encontré, lo curioso aparte de su título es la forma en la abarca varios temas distintos entre sí, pero todos bajo una misma base, entre ese tiempo de lectura que puedo dedicarle me hizo ruido un párrafo en particular.

“Cuando tu corazón se derrite al tocar las realidades abrasadoras que enfrentan los demás…

Se te rompe el corazón. Y al romperse, eres llamada a responder”.

“Si, puedes tenerla… una compasión piadosa que te conduzca a la acción. Debes tenerla. Porque tu mundo espera experimentar a Cristo a través de ti. Tú eres la solución para el problema. Por eso, te duele el corazón. Por eso, te resulta tan difícil mirar. Por eso, se te hace un nudo en el estómago cuando miras.

Esto es compasión”.

¿Qué te rompe el corazón?

Es tu señal.

Haz algo al respecto.

Para mi esto es muy ruidoso por el hecho de que siempre he sentido un corazón roto, no en el sentido de cuando alguien se enamora y es dejado o decepcionado, me refiero a roto porque puedo ver, sentir y moverse (en algunas ocasiones, no en todas) por el bien de los demás.

Tengo bastante ejemplo en ese sentido, muchas veces hacerlo es incómodo, nada favorable para mi, o simplemente va en contra de todo mi deseo o comodidad en ese instante, obviamente no siempre quiero ni estoy dispuesta para apoyar a otros, a veces solo quiero pasar de largo porque es más sencillo o menos perturbador para mi energía.

Sí me lo preguntarás quisiera ser acción y buenos pensamientos, pero mi realidad no será cada día esa, a la mayoría nos sucede, aún así tenemos el poder de decisión para enfocar nuestros esfuerzos hacia algo productivo.

En ocasiones el hacer está mucho más a la mano de lo que pensamos, y es posible incluso con nuestras pocas o débiles energías, el estar presentes es un gran regalo que podemos brindar, cada día estamos más expuestos a ignorar al de al lado, nuestros dispositivos electrónicos o el wifi nos vuelven avatares en la vida real, escuchar a otros con verdadera atención (no para responder, sino para comprender) también es necesario, animar, acompañar, sonreír  y ser amables (por más malhumorado que te encuentres) no te dañará.

Puede que no aligeres una carga, pero tampoco serás esa gota que acabó con un temperamento y siguió agrandando una herida sin saberlo, no podemos ver el interior de otros a simple vista, pero podemos tratarlos como dicen ancestralmente: Como nos gustaría ser tratados.

Espero tengan bonita y poderosa semana.

YinJaneth

Medios:

 

 

 

 

Anuncios

One thought on “Compasión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s