Luz VS Like

Cada día somos atacados, sí atacados sería la palabra adecuada, nos llenamos de imágenes, palabras y realidades que nos dicen que nuestro valor y dignidad  está guardada en una etiqueta, en un like de un extraño o de la aprobación de otros, en la mayoría de las ocasiones caemos en la trampa, somos llamados a ser sociables a rechazar lo desconocido y a querer ser recibidos con el favor de otros.

Tenemos juicio u opinión para todo, a pesar de no conocer, y lanzamos etiquetas para las personas, en donde limitamos todo lo que podrían ser, y con ese limitamos en realidad frenamos el potencial de crecimiento de esa persona, nadie puede detener pero puede dañar, al darle una etiqueta a una persona la cerramos, cuando se lo repetimos, cuando se lo declaramos frente a frente.

El efecto de nuestras palabras puede hacerle aceptar algo como su verdad, ya que si todo mundo se lo repite puede que tengan razón tanto bueno como malo, esto no se acepta por falta de carácter o fuerza de pensamiento, es más bien porque ha tomado para sí la verdad aparente que tanto resuena.

Tenemos con nosotros la opción de reflejar luz y animar a otros a expresar la propia, no podemos pretender caminar iluminados e ignorar al que vemos en tinieblas o caído, el efecto que dejamos enraizar en nuestro interior tiene un impacto en lo que mostramos.

Esto podemos verlo tanto en hombres como en mujeres, cuando su sentido de valor se quiebra, buscan el ser llamativos por lo descubierta de su ropa, o lo descuidado de la misma, cuando nos entristecemos ponemos muy poca o nula atención en lo que usamos, porque dentro estamos caóticos y sin rumbo, esto nos hace perder el orden, cuando nos basamos en conceptos ajenos y “funcionales” en el mundo, nos toparemos con consumismo: con ser producto, obtener, reconocimiento, con deseo.

Ya esto mueve al mundo en un sentido de dinero, de vanagloria, y eso es lo que aceptamos cuando tomamos esas etiquetas que nos muestran, cuando las ponemos como referencia y nuestro valor y honra quedan en ellas.

Podemos llegar a ser aplaudidos, pero tendremos vacío, porque una etiqueta no es suficiente cuando olvidamos que somos seres amados, dignos y con propósito.

Nuestra tarea recae en luchar cada día, fijando nuestra mirada en algo más grande que lo dice el mundo entero, en que somos más luz, y podemos y debemos motivar a otros a serlo también.

Recordemos que “La certeza de que el valor y dignidad de uno están en buenas manos” es algo por lo que deberíamos luchar por mantener.

YinJaneth

Medios:

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s