Diseño

Las personas somos en mayoría muy visuales, aún inconscientemente nos valemos de lo que nuestros ojos captan para revisar sí en algún momento presenciamos algo parecido.

La familiaridad en el rostro de una persona, en objeto o los colores pueden llevarnos a rechazar o aceptar algo o alguien, sin siquiera darnos tiempo de tener bases más justas.

Es curioso como todo tiene una forma, estructura, colores, matices y tantas diferencias, cómo existe tanta variedad frente a nosotros, cómo hay tantas formas en que parece nuestro medio se expresa.

Nos rodea el diseño, lo visual, lo externo, pero que encierra ese diseño, con qué fin fue expuesto al mundo, cómo se formo y qué quiere decir, para empezar deberíamos al menos encontrarnos con un concepto de lo qué es.

De los muchos resultados con lo que me tope, este fue uno de ellos:

En su forma más general, diseño es el arte de lo posible. En términos más técnicos, diseño es el proceso consciente y deliberado por el cual elementos, componentes, potenciales, tendencias, etc. se disponen de forma intencionada en el continuo espacio-tiempo con el fin de lograr un resultado deseado. En su expresión más potente, diseño es imaginar y alumbrar nuevos mundos.
En última instancia, todo diseño se origina en la fuente creadora de todo lo que es. Sea como consecuencia de la necesidad, la especulación, el deseo o la fantasía, surge una visión, un impulso creativo que aparece en la mente como un flash intuitivo de conocimiento, o tal vez como imágenes difusas. Es, con todo, un impulso cargado de energía, ¡que debe ser perseguido! A través de la contemplación, y de una mayor definición y familiaridad con los parámetros y el propósito, el impulso creativo se hace más preciso. A través de varios ensayos de prueba y error –la verificación de hipótesis y prototipos, los inevitables ajustes que vienen del feedback, las diferentes variaciones sobre un tema–, finalmente, el impulso creativo toma forma. 

Algo muy curioso es que nosotros expresamos también con nuestro exterior, reconozco que en muchísimas ocasiones no nos sentimos conformes con ello, pero el conjunto de todo lo que somos, es algo tan improbable, único e irrepetible que te daría miedo reconocer, esto a pesar de que tantas veces he escuchado que existen personas como sí fueran nuestros clones por el mundo (pero bueno, de ser así, seguramente no tendríamos parecidos interiormente).

Tenemos un diseño, desde nuestro ADN, cada partícula, cada hueso, nervios, músculos, piel, facciones, cabello y forma en general, un diseño formado con mucho cuidado, uno con propósito.

No somos un grupo de materia viva, hecha ser por azar…

Quizá en un tiempo tan lejano, fuimos vistos en la mente de un ser quien imagino que a este basto mundo, en este universo, con todo lo existente (o quizá aún no), le hacía falta un , que en esa imaginación creadora se formará tu ser, pensado tan cuidadosamente, tan claramente, tan amorosamente… que el simple hecho de imaginarlo, fue suficiente para decidir, que hoy estés aquí.

Que quizá ese corazón se alegro tanto con tal visión, que cada parte de ti, fue protegido, cuidada y amada, a pesar de que en ciertos días llegará a parecer que no es así y que se piense que el camino va solo y sin sentido, puede que haga falta una vista al diseño con propósito que tal vez no escuchamos o simplemente perdimos de vista.

Espero tengan una bonita y poderosa semana.

Yinaneth

Redes:

Facebook: palabraforte

Medium: @YinJaneth

WordPress: Palabraforte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s