Me acompañaste

Hola, tenía mucho tiempo sin escribir aquí, tanto que me llene de borradores para hablar sobre esto, en meses pasados toco una racha de enfermedades en casa, la mayoría de mi familia enfermo, duraron bastante tiempo mal, y se turnaron hasta eso, fue un tiempo un poco complicado por lo mismo, y una preocupación a cada paso.

Tenía la necesidad de quedarme cerca porque el imaginar que pasará algo (sin saber que) y no estuviera para ayudarles era un sentimiento horrible, uno de los últimos en enfermar fue mi papá, se puso muy delicado, débil y pálido, he pasado mucho tiempo en urgencia, los vi mal antes y es raro que me asuste, siempre me preocupo pero no al punto de temer.

Su atención fue tardada, el movernos rápido y buscar apoyo fue todo muy random, tener la mente dividida en preocupación y acción no es fácil, pero afortunadamente se pudo conseguir ayuda, estuvo unas semanas internado, unos días pesados, tristes y pensando tantas cosas (nada buenas).

Ver alguien debilitándose y casi despidiéndose es muy rudo, estuvimos con un nudo por dentro durante días, con ideas de todo tipo rodando nuestras mentes, conocimos a otras familias, otros pacientes, otros genios.

Fue un tiempo complicado, por eso no estaba en este espacio, en este tiempo hubo muchos sentimientos juntos, muchas ideas rondando, muchas emociones jugando conmigo, también mucha desesperación , enojo y miedo.

Lo único que hago cuando eso pasa, cuando todo está tan revuelto es recordar que mis emociones son volátiles, mis sentimientos pueden ser confusos casi con cualquier cosa, son alterables (Una cosa es tener dominio, pero siempre hay algo de sorpresa) pues son muy humanos, no es algo que pueda cambiar, también reconozco que mis pensamientos pueden estás equivocados y manejados por las circunstancias y recuerdos.

Suena muy poco alentador todo eso, pero para mi es reconfortante, suena loco decirlo con todo eso de frente, pero me ayudo reconocerlo, sé que no puedo tener el control de todo, no puedo cambiar lo que no me guste en ocasiones, no puedo quitar ni poner en la historia, no puedo modificar tiempos, no puedo retener ni pasar ni agregar.

Sólo puedo esperar, sólo puedo confiar, puedo pedir, puedo orar, puedo esperar, puedo confiar en la capacidad de los doctores (no son mágicos pero tienen conocimiento), puedo confiar en las enfermeras (Puedo confiar en su vocación), puedo ser paciente a lo que no quiero enfrentar, puedo porque no tengo otra opción en realidad, hay cosas que en las que podemos intervenir, apoyar y accionarnos, pero en la mayoría solo nos toca esperar.

Es horrible esperar, es horrible solo ver, es duro no ver cambios, es muy difícil ser fiel cuando no hay mucha respuesta, algunas días me quede de guardia, vi personas extrañando su casa, con su voz casi apagada, con animo caído, con esperanzas nulas por la soledad.

Apoyamos a quienes pudimos, hablamos con los solos, tratamos de cambiar su visión (no muy sencillo), tratamos de mantener el ánimo y la esperanza, oramos mucho por ellos, por todo el pasillo, por cada doctor, por cada enfermera/o, por sus vidas, por sus corazones, por su bien, por sus familias, porque pasará lo que debía y se nos regalará fortaleza a todos.

Era una forma de pasar las madrugadas, era una forma de insistir, se hizo lo que estaba a nuestro alcance, hicieron lo que estaba en sus manos, se espero y… se recupero, afortunadamente se recupero, no sólo mi papá sino muchas personas de pasillo, casualmente les dieron de alta el mismo día.

Agradecemos al personal por su capacidad, agradecemos a las personas que muy sorprendentemente visitaron, a los amigos que se preocuparon,  y a Dios que fue muy bombardeado en esos días.

Conozco que para algunas personas es ofensivo el que se agradezca a Dios cuando se trata de un tema médico o científico,  pero cada uno tienen su visión, y no creo que ambas cosas estén peleadas sino relacionadas. (Pero esa es mi visión)

Espero tengan una bonita y poderosa semana.

YinJaneth

Facebook: Palabraforte

Estamos probando Medium

Anuncios

3 thoughts on “Me acompañaste

  1. Que bueno saber que tu papá ya se encuentre con bien, mientras leía me sentí muy identificada contigo, porque algo similar me toco vivir con mi abuela en el hospital, aunque fueron pocos días internada, pude llegar a conocer a algunos familiares, médicos y enfermeras/os, de los cuales bendito dios (los dos últimos) hice buena amistad y sigo frecuentandolos.
    Ahora entiendo lo que sienten ellos por su lado {No son Dioses, pero tienen una gran fé en él}, muchos están fuera de sus casas, tienen a sus familias lejos y llevan bastantes horas de guardias y cansancio acumulado; y sin embargo los vemos en una pieza, con aquella calma, pero en el fondo realmente preocupados por sus pacientes y su salud. Créeme hacen lo mejor que pueden.
    A pesar de pasar momentos tristes, pensamientos feos y angustia, me dio mucho gusto coincidir con personas tan calidad y humanas. Que me dieron otra idea diferente a la que yo tenía de estos ángeles de Dios que día a día salvan personas 😊.
    Saludos!

    Me gusta

    1. Me alegro de que a pesar de estar en un momento difícil pudieras conocer otra perspectiva de las cosas que enfrentan, Sí a veces perdemos la paciencia por querer que todo este bien, pero todo tiene su tiempo y afortunadamente ellos comparten sus conocimientos y habilidad. Saludos. 😀

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s