Cuando enfrentas a tu enemigo

Puede que al leer el título en tu mente se muestre una cara, o venga algún concepto que haga darle identidad a “tu enemigo”, pero en ocasiones ni siquiera cuenta con un aspecto físico, suena un poco loco, pero a veces esa gran batalla la enfrentamos contra lo intangible.

Qué salida tenemos en el caso de que ese contrincante sea invisible, inmaterial y ni siquiera tenga una cara a la cual reclamar, qué hacemos contra aquello que puede derribarnos sin que podamos detener el golpe.

No podemos tirar golpes al aire, sería cansado e inútil al fin de cuentas, cómo escapar de algo que no puedes ver, y que parece siempre alcanzarte, todos tenemos problemas, circunstancias, miedos, inseguridades, indecisiones, dudas, rechazos, dolores, tristezas, fracasos y muchas cosas más, que puede nos hagan sentir débiles o rotos.

Pero con el paso del tiempo todo eso de alguna forma nos ayuda a formar nuestro carácter, tampoco significa que hay que buscar ser una victima o mártir de lo que nos pasa,  pero también saber que nos deja una marca o cicatriz, para unos son recordatorios de fortaleza y para otros marcas que no quisieran tener.

No hay formas correctas o equivocadas para llevar el dolor, no a todos nos afecta de la misma forma lo que sucede, un mismo hecho puede ser algo sencillo de sobrellevar para una persona y representar el fin para otra, es bueno conocer otros ejemplos, pero al final la decisión de tu actitud hacía eso, será sólo tuya.

Puedes apoyarte en otros, más nos darles tus cargas, puedes animar a otros, más no responsabilizarte por ellos, recordar ese limite es importante, podemos tanto recibir como dar compañía en momentos difíciles, pero no está en nuestras manos el resultado (Eso no significa no ser responsable al decidir, sólo que se necesita paciencia para ver fruto).

Enfrentar un enemigo nos lleva tiempo, necesitamos paciencia, muchas veces nuestras resoluciones y voluntades no serán suficientes, vamos a querer ver como la vida nos cambia en segundos (pero no será en la mayoría del tiempo así) con una decisión, vamos a sentir que es algo lento todo y que no avanzamos, habrá momentos donde no aguantemos y pensemos que todo lo que hicimos se perdió pero realmente no es así, un día no mata los otros cinco donde fuiste fuerte por ejemplo.

Es importante saber reconocerlos, saber cuando se presentan, sí es posible de dónde vienen, y qué podemos hacer para enfrentarles, a veces necesitaremos ser radicales, al enfrentar frente a frente, reconocer que es algo que nos afecta es un buen inicio, no puedes enfrentar lo que no ves o reconoces.

Mi maestro de música siempre me dice que “Sí puedes identificar donde te equivocas o qué se te complica, puedes trabajar sobre eso, pero sí no te das cuenta entonces realmente sería un problema”.

Me parece una buena lógica, reconocer algo es complicado porque nos pega en el ego, en el hecho de no sentirnos fuertes o capaces, pero sí podemos saber contra que vamos, podemos intentar  poco a poco ganar un poco esa batalla.

Sólo recuerda que ya has pasado por cosas complicadas y pudiste con ellas, está sólo es una más.

Espero que tengan una bonita y poderosa semana. Un abrazo.

YinJaeth

Facebook: palabraforte

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s