Una plática con Ana Frank parte I

Me ha encontrado un nuevo libro, está vez a sido el “El diario de Ana Frank”, tenía muchas ganas de conocerlo desde hace bastante tiempo pero no había tenido el gusto, pero al parecer al universo le plació que este era el momento perfecto, tengo poco leyéndolo (Como siempre cuando espero leer algo o me gusta mucho un libro y no quiero que termine pero a la vez quiero conocerlo), al comenzar a leerlo me ataco un flash back de recuerdos de mis pensamientos de pubertad sobre todo, como todo ser cambiante lleno de quejas, dudas y sentimientos confusos sobre la mayoría de las cosas.

Es curioso ver como nuestra humanidad sigue atada a la idea de imponer sus ideas sobre el resto, de necesitar un dominio basándose en su concepto inventado de superioridad y como es que a pesar del tiempo transcurrido pareciera que vamos de reversa.

Pero de la misma manera, no sólo somos esas ideas mal enfocadas, también es bueno recordar que pasamos por cosas similares, que las confusiones, emociones y sueños, no tienen época, tal vez si recordáramos eso nos veríamos de forma tan distinta.

Es triste ver como la opresión suprime la cultura, limita la libertad y ata al individuo bajo reglas puestas para beneficio de pocos, para desgracia de muchos, ya que al imponerse una ideología basada en egoísmos se enaltecen ídolos equívocos  de mentes torcidas, pero no quiero que te deprimas y te enojes con el mundo, no todos son así, no todos pensamos de esa forma, podría asegurar que no.

Algo que podemos hacer es expresarnos, enseñar a otros, apoyar la educación, fomentarla, creer en el arte, confiar en las personas, volvernos esos seres que tanto queremos encontrar, porque el ejemplo es poderoso.

Les comparto algunos párrafos que me gustaron.

“Espero poder confiarte todo, de un modo como no he podido hacerlo hasta ahora con nadie, y espero que seas un gran apoyo para mi”.

“Tengo deseos de escribir y, ante todo, quiero sacarme algún peso del corazón”.

“El papel es más paciente que los seres humanos, pensaba a menudo cuando apoyaba melancólicamente la cabeza en mis manos ciertos días en que no sabía qué hacer. Primero deseaba quedarme en casa, enseguida salir a la calle, y casi siempre seguía sentada donde mismo empollando mis tribulaciones”.

“Me es imposible expresarme de verás y me siento interiormente abotonada. Tal vez esa falta de confianza sea un problema mío, pero las cosas son así, lamentablemente, y no logro superar mi condición”.

“Nunca se sabe en qué puede uno ser útil en la vida”.

 

Aún no termino de leerlo, así que es muy posible que luego continué.

¿Conoces la historia?, ¿qué te pareció, qué pensaste?

Espero tengan una bonita y poderosa semana.

YinJaneth

 

*Por cierto estamos en Facebook por si gustan pasar a saludar allá también: palabraforte

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s