Cuéntame que cosas pasan: Historias cruzadas

En unos de mis caminos al trabajo tuve la oportunidad de conocer a dos personas de ida a Elizabeth una mujer con acento que notaba no creció aquí, según dijo de pequeña creció en una familia latina, al parecer con toques de violencia, e ideas dolorosas, en su manera de hablar notaba la esperanza y lucha de querer cambiar esas ideas, de quitarse el chip de que así eran las cosas, también experimento la vida de mojada donde aprendió que existen diferentes familias con otra forma de educar, no basada en el miedo sino en la guía, estaba sorprendida de las personas de aquí, según dicen muy raras por el hecho de que parecen amables la mayor parte del tiempo, lleva consigo cargas del peso de sus raíces de crianza, ideas nuevas, experiencias vividas, conceptos que se le están presentando y la decisión de elegir con cual se queda.

Como muchos, o como todos, no siempre nuestras ideas base en la vida son las mejores, con el tiempo vamos aprendiendo a elegir y reconocer que a veces todo es una elección (Aunque no lo parezca en ocasiones), algunos venenos pueden transformarse en malas actitudes o en grandes fortalezas, incluzo esas dolorosas, las que parecen insuperables, pueden ser nuestra fuente para mejorar, porque de nosotros depende el enfoque.

Espero que Elizabeth no se rinda en su camino, no se deje convencer por el dolor, que recupere su identidad digna, amada, y fuerte que realmente es y que sus bases sean ejemplo de lo que no funciona y no quiere en su vida ni en la de otros.

Y el mismo día de regreso conocí a Karla una chica sordomuda, muy joven que salía del trabajo en su ultimo día, para regresar a casa varias ciudades más allá, comunicarnos fue una experiencia, soy pésima leyendo labios así que tuve que concentrarme, pero realmente pudimos entendernos (Eso sólo crece mi idea de una herramienta para esos casos), con paciencia, atención y también una pequeña libreta, nos presentamos y contó su historia, estaba emocionada de ser mamá (bueno con sus dos meses) y espera encontrar un lugar tranquilo donde puede pasar ese tiempo, decidió alejarse de los problemas,  centrarse en crecer, decidir mejor el rumbo de sus elecciones y esperemos lo logre, es una persona que ama a su familia con todo y distancia, tiene sus problemas, pero trata de enfocarse no sólo por ella sino por su descendencia, un poco decepcionada del amor o lo que pensó que era, pero con fuerza para recuperarse.

Puede que algunas veces nuestra necesidad afectiva nos haga convencernos de cosas que no son, o pasar por alto situaciones que sabemos no son las más propias o tendrán consecuencias para mal en nuestras en vidas, pero deseamos tener razón en nuestros términos que simplemente ignoramos el hecho, pero a pesar de eso siempre tendremos la opción de cambiar el rumbo de nuestras decisiones, con todo y efectos de eso.

Lo importante es no desanimarnos, recordar nuestros valores importantes, ser realistas no aferrados (por difícil que parezca) y tratar de ser objetivos, aunque no nos guste mucho en el momento porque lo que sucede es para nuestro crecimiento y bien.

Saludos, espero tengan una bonita semana.

Anuncios

4 thoughts on “Cuéntame que cosas pasan: Historias cruzadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s