Mi niño interno en navidad

En unos días más llegará esa fecha que puede causarle emoción y nostalgia a cualquiera, la navidad que sin importar las creencias que adoptemos es algo que celebramos o nos empapa sin querer, pero dónde quedo nuestro niño interno en estas fechas, en qué sitio quedaron nuestras ilusiones, esperanzas y risas, puede que al crecer ya no esperemos juguetes, pero esperamos sorpresas, abrazos, afecto que por más duro que digas ser, un abrazo navideño (o por cualquier fecha) siempre es reconfortante, tal vez nuestro niño no nos pida juegos, pero nos pide amar a las personas, que nos correspondan, que probemos sabores ricos, aromas cálidos, y nos duerman las luces de colores por algunos minutos.

Sé que con el tiempo pesan las ausencias, pero tenemos recuerdos y otras compañías que aunque no lo expresen todo el año buscan lo mismo que nosotros afecto y ese sentimiento que les dice que están seguros y los amamos como son.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s